Quartro Reglas Para Manejar El Sufrimiento


By Brain Lynch, M.D.

Este articulo intentará explorar el concepto del sufrimiento en una nueva luz. Sobre muchos años yo he leído y he estado involucrado en discusiones, he participado en comités y he experimentado en las clínicas, sufrimiento, pero realmente que queremos decir con la palabra sufrimiento.

El punto es que todos sufrimos. Los enfermos y los moribundos dan a los que están a su alrededor la misma cantidad de cuidados que nosotros los sanos podemos darles. Cuando la situación es como debe de ser, y aun si no es así, todos hemos aprendido algo acerca de cómo tratar con la enfermedad, la muerte y acerca de vivir.

Hay una simple verdad cuando uno habla acerca del proceso de morir, esto es que estamos vivos hasta que estemos muertos. Tenemos los mismos sentimientos y las mismas emociones hasta nuestro último respiro. Podremos reír y llorar y amar y odiar hasta nuestro ultimo respiro. Cuando estamos enfermos pero no cara a cara con la muerte, estamos claro vivos y todavía tenemos todas nuestras emociones y nuestros sentimientos bajo nuestro mando.

Una gran diferencia entre los que estén sanos y los enfermos y los moribundos es que a la enfermedad y a la muerte se les concede un papel especial. Se les perdonan las rutinas diarias y los quehaceres totalmente, aunque las cuentas por pagar y otras necesidades continúan. Yo señalaría que estas ultimas molestias son evidencia de que la persona de verdad esta viva, pero una vez que se nos permite este estado especial nos quedamos con nuestras necesidades de comunicación y con las necesidades de nuestros deseos.

<3>

Se ha escrito mucho y muchos han tratado de venir en nuestra ayuda durante nuestros tiempos de tribulación. Yo, aquí, aplico el trabajo de otros a la situación en particular de estar enfermo o de estar se muriendo, ya sea si estamos con aquellos quienes estén en tales estados o si nosotros somos el paciente. Los sencillos lineamientos, para que todo salga lo mejor posible en cualquiera de estas situaciones, son los siguientes:

Queremos maximizar la expresión y la experiencia de interés y gozo en nuestras vidas y en las vidas de las personas que nos rodean.

Queremos maximizar la expresión de los sentimientos negativos de todas las personas que estén involucradas. Llamaré a estos sentimientos como sigue: Enojo, Miedo, Estrés, Disgusto y Pena.

La manera de lograr las metas del #1 y del #2 es expresando TODO SENTIMIENTO, ¡ya sea positivo o negativo!

Hacemos esto educándonos a nosotros mismos y a otros acerca de la importancia de los sentimientos, tanto negativo como positivos. Desarrollamos entendimientos entre nosotros de que esta bien expresar cualquier tipo de sentimiento. Desarrollamos reglas articuladas de cómo hacerlo.

Se ha publicado aquí que el origen de muchos sufrimientos son sentimientos no expresados. A muchos de nosotros se nos ha enseñado a no expresar nuestros sentimientos, sobre todos los sentimientos negativos. Estamos sobre nuestro lecho de muerte y sentimos tanto enojo hacia uno de nuestro padres pero no podemos expresarlo, ya que pensamos que nos verán como malos si lo hacemos. Mientras que frecuentemente si expresáramos el sentimiento tal vez encontraríamos que lo que pasó hace treinta años y que nos hizo enojarnos tanto fue en realidad un malentendido. Sin embargo es verdad, que lo que nos hizo enojarnos tal vez fue mucho mas que eso. Quizás fue que alguien nos molestó, pero tal vez nos hemos sentido incapaz de expresar estos sentimientos ya que tal vez todavía sentimos que posiblemente nosotros permitimos que eso sucediera o simplemente no sabemos como expresar nuestros verdaderos sentimientos.

Lo mismo es verdad para aquellas personas que rodean a los que están enfermos o que están muriéndose. Ellas también tienen los mismos problemas para expresar sus sentimientos, especialmente los sentimientos negativos. ¡Con demasiada frecuentemente el sufrimiento del que hablamos, es el sufrimiento del observador! ¡No el del paciente! Sufrimos por nuestras propias dudas acerca de la vida y del mas allá. Sufrimos debido a nuestros temores. Sufrimos por no resolver viejos conflictos con nuestros seres amados.

¿Como llegamos a aprender como superar los obstáculos para la expresión de nuestros sentimientos ?

¿Como llegamos a hacer que estos cuatro pasos sean reales y útiles?

El primer paso parece ser el reconocer que todos los que estén en el cuarto tienen algún interés en estar con el otro porque de otra manera no estarían allí. Este interés, sin embargo, frecuentemente esta impedido de alguna manera. Deseamos y queremos decir “te amo”, “lo Siento”, “tengo miedo de perderte”, pero no podemos hacerlo.

Es increíble que si pensamos acerca de ello, nadie jamás realmente ha señalados el sentimiento que tenemos cuando no podemos hacer lo que queremos hacer. Siempre es el mismo sentimiento. Para el propósito de este articulo yo llamaré a este sentimiento: el sentirnos lastimados o confundidos. Ustedes podrán llamarlo lo que quieran, pero solo traten de quedarse con la idea de que hay un sentimiento universal cuando queremos hacer algo y encontramos que no lo estamos haciendo o que no lo podemos hacer.

Entonces podemos comenzar a enseñarnos a nosotros mismos y a otros a reconocer estos sentimientos. Cuando vamos a este sentimiento primario básico, nosotros, por un momento, nos colocamos detrás de todas las acciones de aquellos que estén involucrados. Vamos detrás de todos los pensamiento de aquellos que estén involucrados y tratamos de solo quedarnos con la persona y meditar sobre cual el es sentimiento mayor. Frecuentemente ese sentimiento será una sensación de estar lastimado(a) y confundido(a) y es de suma importancia que nosotros expresemos las palabras “estoy confundido(a)”, “me siento lastimado(a). En este momento tal vez ni sepamos por qué que estamos confundidos o lastimados. Sobre todo por medio de expresar nuestro dolor en términos de una declaración, al no decir “tu me lastimaste” invitamos a otros a acercarse a nosotros y a estar listos para aceptar eso que sigue. De nuevo, frecuentemente, llegamos a ver que nuestra confusión de verdad es una confusión valida en tanto que escenas y sentimientos pasados traen consigo un nuevo entendimiento de lo que ha sucedido en el pasado. Siempre mantengan en mente que esto puede pasarle a y ser expresado por cualquier persona dentro del cuarto. No necesitamos sentirnos culpables por expresar nuestros sufrimientos si nosotros no somos el que esta enfermo. El hecho de expresar nuestros sufrimientos deja saber al otro que su sufrimiento tiene significado y se refleja en el otro. Todos terminamos por reconocer, en un nivel mas alto, que sufrir es humano y al final nos sentimos mejor.

Finalmente tal proceso debe reducir el sufrimiento de todos los que estén involucrados, como si los sentimientos negativos de pena, enojo, miedo, estrés y disgusto no son expresados se acumulan y únicamente podrán servir para agraviar sentimiento físicos de dolor y de incomodidad.

Se sugiere que los que cuidan a enfermos y moribundos desarrollen habilidades para facilitar la expresión de los sentimientos de todos los que estén involucrados utilizando las cuatro reglas que he expuesto aquí.


Estas ideas son el producto de mi estudio de Silvan S. Tomkins and his Affect Theory. Yo lo invito a explorar su ideas a profundidad. Generalmente se refieren a las cuatro reglas como "The Central Blueprint." (“El Plano Central”).

He hecho un resumen del teroria de Tomkins en lo siguiente:

Doce Pasos Al Salud Mental



Brian Lynch, M.D.
Chicago, Ill
1/7/03